El presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, ha presidido el acto de la firma del convenio entre el presidente del Consorcio provincial de extinción de incendios y salvamentos de la provincia de Toledo (CPEIS), Tomás Villarrubia, y el alcalde de Seseña, Carlos Velázquez, para la prestación del servicio de extinción de incendios y salvamentos en el municipio.

Conforme establece la Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, a los municipios mayores de 20.000 habitantes, como es el caso de Seseña, estos tienen la obligación de la prestación del servicio contraincendios o hacerlo dentro de un servicio supramunicipal, optando el Ayuntamiento por su adhesión al CPEIS.
El convenio suscrito en la Diputación de Toledo entre el Consorcio provincial de extinción de incendios y salvamentos y el Ayuntamiento de Seseña establece la prestación del servicio de prevención, extinción de incendios y salvamentos en el término municipal de Seseña.
El acuerdo tiene carácter retroactivo desde el pasado año, pues implica una aportación económica municipal de 199.000 euros correspondientes a la anualidad de 2016, 315.000 euros en 2017 y 432.000 euros para el 2018.
Esa aportación local se fija en función del número de habitantes, teniendo en cuenta que el precio por habitante es de 21,88 euros.
La vigencia del convenio se ha fijado en tres años, asumiendo la Diputación de Toledo el 59 por ciento del coste total en 2016, que supone 272.689,04 euros en el primer año; el 34 por ciento en 2017, con 156.689,04 euros en 2017; y el 10 por ciento en 2018, que representa 39.689,04 euros..
De este modo, el cálculo de la aportación municipal de Seseña se hace de modo gradual.
A partir del año 2019, se regularizarán las cuotas, introduciendo en la fórmula el presupuesto de recursos ordinarios del Consorcio del año anterior, así como la población, según el último censo aprobado.
La adhesión del Ayuntamiento al CPEIS se beneficia de los servicios supramunicipales, destacando el incremento de la operatividad, la distribución de
parques según la población, apoyos mutuos entre parques, homologación de medios con su ahorro en costes (economía de escala), posibilidad de disponer de medios sofisticados para riesgos específicos, línea de mando, mejor desarrollo de la actividad preventiva, formación específica y reducción de costes